Las coincidencias son la musa de la teoría. Cuando vemos algo sin explicación, teniendo o no validez científica, buscamos otorgarle un sentido. Es ahí, cuando lo que aparentemente era invisible se convierte en un misterio y si luego añadimos la manipulación intensionada del algunos hombres, la teoría se convierte en conspiración.


El clima alrededor del mundo ha cambiado radicalmente. Algunos culpan al calentamiento global por la contaminación que a su vez es causada por el hombre. En ese orden podemos decir que sí controlamos nuestro clima y las crisis actuales.  No obstante, los comportamientos actuales de estos fenómenos delatan una cierta inteligencia obviamente no propia de algo «no-vivo».  En el 2017, el huracán Irma y María fueron los más intensos. Además, debemos recordar que el huracán María pasó de categoría 1 a 5 en tan sólo 15 horas, justo antes de pasar por Puerto Rico. ¿Es posible que haya ingeniería geoclimática involucrada? Algunos creen que sí.

Los químicos pulverizados en el cielo o Chemtrails

Todos hemos visto el avion que deja una estela de nubes a su paso. Esta estela, o como le dicen, «Chemtrail» ha sido disputa de mucha controversia debido a que dichas nubes se cree que son químicos rociados. Entre los objetivos de estos actos, se han hecho hipótesis de que se utilizan para crear sequías, provocar lluvias y hasta esparcir enfermedades entre la población. No debemos olvidar que la siembra de nubes se realiza bajo estos métodos y curiosamente en la sequía del 2015 en Puerto Rico se utilizaron estos químicos.

Debido a la incertidumbre sobre la realidad climática actual, el medio-ambientalista Patrick Roddie y portavoz del grupo «Stop Spraying Us» estudió el comportamiento de los fenómenos atmosféricos a través de la vista del planeta Tierra transmitida por satelites de la NASA en su herramienta Worldview y encontró inusuales irregularidades en la trayectoria de los huracanes Harvey e Irma. Observó patrones de nubes que son categóricos de las estelas de químicos pulverizados o como ya mencionamos «Chemtrails».  Esta teoría se presentó e una entrevista realizada en «Era of Wisdom» y nos hace pensar si estos químicos realmente son las herramientas de manipulación geoclimáticas que se alega.

Debo añadir que la manipulación del clima no es algo que este ajena a la historia. Durante la guerra de Vietnam, la Operación Popeye constó en utilizar agentes químicos para extender el período de lluvias asiático. Los objetivos del mismo fueron suavizar las superficies de carreteras, provocar deslizamientos, sobresaturar los suelos y sacar de los cauce a los ríos. Es curioso que el escuadrón encargado de realizar esta misión utilizara como eslogan «haz fango, no la guerra».

¿Existe una relación?

Las irregularidades de estos dos fenómenos son grandes. Marcaron una nueva etapa en la vida de los afectados. De esta manera, si pensamos que en efecto estos fenómenos fueron manipulados por tecnología geoclimática, ¿qué propósito pueden tener al realizarlo? Luego del paso del huracán María por Puerto Rico comenzó una etapa de reconstrucción. Todos los árboles que quedaron de pie estaban sin hojas. Los animales tuvieron que buscar nuevos refugios y se pudieron distiguir especies que no se habían visto con mucha frecuencia. Los ríos estaban fuera de cauce y los deslizamientos de tierra eran numerosos. Muchas personas perdieron sus casas, otras hasta su propia vida por la situación. El sistema eléctrico se afectó grandemente. La comida, el agua potable y el combustible parecieron escasear. Todo se dirigía a una crisis social y gran parte de la población abandonó sus hogares y posesiones. Bienes pudieron ser adquiridos a por casi nada.

Además, el huracán María dio pié a exponer muchas irregularidades, como los contratos sospechosos de compañías para dar servicio eléctrico, la lenta ayuda a los residentes del centro de la Isla y sobretodo, algo que no podía ser alcanzado sin fomentar la doctrina del shock: el camino a la privatización del servicio eléctrico en Puerto Rico. Lo que se conoce como la doctrina del shock es una teoría sobre cómo, a través de las crisis sociales, las figuras de poder político y económico pueden promover agendas que no son muy aceptadas por la población.

Conclusiones

De haber una mano conspiradora detrás de estos fenómenos atmósfericos podemos conocer sus fines a través de los hechos ya ocurridos. Estos fenómenos, como en las gíasuerras, producen beneficios a unos cuantos y, a diferencia de una guerra, un fenómeno climatológico no tiene una figura malintencionada a quien culpa. Siendo o no cierto esta teoría conspirativa debemos analizar los productos de estos eventos y, si vemos coincidencias, tenemos muy probablemente una conspiración ante nosotros.


Referencias

¿Crees que ingeniería geoclimática esta afectando nuestro clima? Comparte tus opiniones en la sección de comentarios.

Deja un comentario



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *